En el mes de junio de 2007 se produjo por fin el lanzamiento de la segunda temporada de Lo Que Surja, y así como el final de la primera temporada fue el pistoletazo de salida que nos lanzó a los medios, el regreso de la serie volvió a acaparar no pocos titulares. Y es que la serie volvía con más recursos, más capítulos, más metraje y un sueño hecho realidad: Carmen Machi, la maravillosa actriz de las series Siete Vidas y su exitoso spin-off Aída participaba con nosotros en el primer capítulo de la segunda temporada. Y no era la única colaboración del episodio, pues Laura Palacios, la increíble actriz de doblaje del personaje de Dana Scully en Expediente X, nos prestaba su voz en el prólogo del capítulo, narrado al más puro estilo Mary Alice en Mujeres Desesperadas —no en vano, Laura Palacios es también la actriz de doblaje de dicho personaje—, en ese “Anteriormente en Lo Que Surja” que nos acompañaría hasta el final de la serie. También hizo acto de aparición el desquiciado personaje interpretado por la primera concejala transexual de la historia de España, la histriónica Manuela Trasobares, que nos regaló algunos de los momentos más divertidos y surrealistas de la serie. ¿Pero cómo empezó todo aquello y de donde surgieron estas colaboraciones?

Desde que nos planteamos la segunda temporada de Lo Que Surja, una de nuestras ilusiones era dar una sorpresa a nuestros seguidores en forma de colaboración inesperada. Resulta que durante aquellos días, nuestro director Jose había realizado un gracioso videoclip con uno de los momentos estelares de la historia de la hoy difunta Canal 9: la colaboración de Manuela Trasobares en el programa de debate televisivo Parle vosté, calle vosté —la Radiotelevisión Valenciana, como siempre uno de los baluartes precursores de esa telebasura patria con denominación de origen, la cadena que regaló al mundo programas como Tómbola y cuya fórmula luego sería imitada por las privadas— donde la artista y mezzosoprano dramática entraba en cólera tras escuchar las opiniones expuestas durante todo el programa por los contertulios y el público acerca de la transexualidad, tras lo cual Manuela, presa de la ira, empezó a lanzar copas de cristal contra el suelo mientras elaboraba un alegato a favor de la diversidad sexual y la identidad de género.

“Una porquería”, videoclip de Manuela Trasobares realizado por Jose Luis Lázaro.

Este videoclip consiguió un gran número de visitas en Youtube y ayudó a relanzar la fama de la artista, con lo que, visto el éxito, surgió entre nosotros la idea de involucrarla en el proyecto de la serie. Tras conseguir entrar en contacto con Manuela y después de varias conversaciones telefónicas, ésta aceptó aparecer en LQS. Lamentablemente para mí, no pude estar en el rodaje que se realizó en el campus de Gandía de la Universidad Politécnica de Valencia, ya que se realizó entre semana y coincidía con mi horario laboral en la empresa de informática donde trabajo, por lo que tampoco pude conocerla en persona. Eso sí, según me contaron mis compañeros, aquel día Manuela Trasobares causó sensación por los pasillos de la universidad, donde todo el mundo se quedaba mirando a la mujer que caminaba por allí ataviada con aquel vestido azul de exagerado escote y aquella infinidad de pulseras y abalorios que hacía sonar a su paso como si una comparsa tocando las maracas la escoltara por el campus.

Trailer de Manuela Trasobares en la segunda temporada de LQS

Más allá de esta genial colaboración, y dado que siempre estuvo en nuestro deseo hacer un homenaje a la serie Mujeres Desesperadas, se nos ocurrió hacer un resumen de la temporada anterior al estilo de la mencionada serie, con la voz de su narradora. Y éste fue uno de los momentos que sí pude disfrutar por mí mismo, ya que estuve presente el día en que pudimos contactar por teléfono con Laura Palacios. Si soy completamente sincero, aún a día de hoy desconozco cómo diablos consiguió Jordi contactar con la actriz de doblaje, pero el caso es que estuve presente en el momento en que Jose y él se hallaban hablando por teléfono con ella.

Laura Palacios fue tan agradable y generosa con nosotros como para aceptar realizar la grabación de las líneas que Jordi había escrito resumiendo los eventos de la primera temporada, de manera totalmente altruista. Fue un momento mágico, especialmente cuando Jordi le dijo que tenía al lado a su mayor fan —ése era yo— y me pasó el teléfono sin previo aviso para que yo pudiera hablar con ella. Con el corazón a mil por hora, pude decirle en persona lo mucho que admiraba su trabajo y que para mí ella sería siempre la voz de mi personaje favorito, esa Dana Scully interpretada por Gillian Anderson en Expediente X que tanto me había marcado durante mi infancia y adolescencia. Me resultó muy curioso escuchar la voz de Laura sin la modulación que sin duda imprime a sus interpretaciones, ya que sonaba muy diferente y sin embargo tenía ese deje que sin duda la hacía reconocible. Eso me demostró la capacidad que tienen los profesionales del doblaje para adaptarse a los personajes que interpretan.

Laura Palacios interpreta a Dana Scully

Así pues, en aquel momento habíamos conseguido dos grandes colaboraciones, pero aún faltaba la guinda del pastel. Nos encontrábamos finalizando el rodaje de la segunda temporada y la fecha de estreno que habíamos previsto se aproximaba en el calendario. Aproximadamente tres semanas antes del estreno, Jose me llamó para contarme por teléfono que Jordi había acudido al Teatro Olympia de Valencia para ver una obra de teatro que por aquel entonces estaban interpretando Carmen Machi y Eva Santolaria. Aquello podía haber sido una anécdota más pero, emocionado, Jose pasó a decirme que habían esperado a Carmen a la salida del teatro para hablar con ella, y no sólo lo habían logrado, sino que le habían propuesto participar en la serie a modo de cameo. Para su sorpresa, y con esa espontaneidad y candidez que tanto le caracterizan, Carmen Machi les dijo que estaría encantada de ayudar a unos chicos que acababan de empezar en este mundillo. No sólo había aceptado, sino que subió la apuesta: “Si queréis se lo puedo decir también a Eva, que es una envidiosa y se apunta a todo lo que yo”, bromeó con todo su desparpajo. Y dicho y hecho, la propia Carmen nos citó para un par de días más tarde en el apartamento donde se alojaba, en el centro de la ciudad.

Cuando Jose me contó la noticia, yo apenas daba crédito a lo que estaba sucediendo. ¿Que iba a conocer a Carmen Machi y a Eva Santolaria en el mismo día? ¿De verdad esa serie que habíamos empezado con recursos mínimos y por divertimento me iba a permitir conocer a actrices de su talla? No me lo podía creer. Pero sí, Jordi aprovechó para escribir un par de escenas que no estaban previstas para introducir a las dos actrices en la trama de los capítulos. Carmen pasaría a interpretar a la madre del personaje de Álex, y Eva Santolaria a una ex-novia de Pablo. 

Foto del rodaje del primer capítulo de la segunda temporada, con Carmen Machi

El día de la cita llegó, y allí que nos plantamos los miembros del equipo, listos para rodar. Recuerdo estar subiendo por el ascensor con un hormigueo en el estómago que se desvaneció automáticamente cuando Carmen nos abrió la puerta del apartamento y nos saludó como si nos conociera de toda la vida. Allí estaba también Eva Santolaria —yo fui de la generación que no se perdía un capítulo de Compañeros, donde la actriz interpretaba al personaje de Valle, así que mi emoción era máxima— y recuerdo pensar que de pronto estaba viviendo en persona un capítulo de la serie Siete Vidas, donde ambas participaron durante las últimas temporadas. Y es que si miraba frente a mí me encontraba con Carmen, y si de pronto me giraba me topaba con Eva. Las dos estuvieron increíbles y muy amables en todo momento con nosotros, y el rodaje fue divertidísimo y lleno de espontaneidad.

La gran lástima fue que —y aquí se notó nuestra nula experiencia profesional en aquel entonces— el metraje que rodamos con Eva en las instalaciones del Teatro Olympia no pudo aprovecharse para ser incluido en la serie por temas puramente técnicos. Por un error en el calibrado del audio, éste se había grabado con demasiado volumen, produciendose saturaciones que impedían que se escuchara con nitidez y que hubiera frases que apenas se entendieran. Con todo el dolor de nuestro corazón hubimos de descartar el material rodado con Eva, por lo que no puede verse en el montaje final de la serie. Sí colgamos, eso sí, la escena al final de los créditos del capítulo en el que había de aparecer, para que su colaboración no se perdiera.

Eva Santolaria como exnovia de Pablo (Sergi Moya) en una escena eliminada de la serie

Así pues, la segunda temporada de la serie supuso un salto de calidad y también de ambición. No sólo habíamos conseguido ofrecer más metraje y calidad de sonido, sino que nos esforzamos en realizar mejores interpretaciones —dentro de lo posible y nuestras evidentes limitaciones, claro—, ayudándonos para ello de auténticos profesionales en su campo que nos habían regalado su presencia, su paciencia y su tiempo, sin pedirnos nada a cambio. Aquellos días fueron un regalo que no dejaré de agradecerles, como tampoco ninguno de mis compañeros. Una experiencia inolvidable que recuerdo con muchísimo cariño. Pero la aventura, sin embargo, aún no había terminado.